jueves, 21 de enero de 2010

Cuerta Etapa: Suspendida. Iquique me playeo.

La situación era desesperante, en una ciudad donde la cerveza sale 13 pesos y el churrasquito mas barato de todo “constitución” (como apodamos cariñosamente a nuestra zona de residencia), bueno, el churrasquito salía 14 pesos. Ojo, fue el churrasco mas rico que comí en mi vida!. La Coca Cola fueron 15 pesos tirados a la basura, increíblemente dulce, no pude ni terminarla. El agua no es potable.

Ante la angustia de que todo se caía a pedazos decidí hacer caso a las pretensiones de mi mochilero amigo Augusto, el mismo quería hacer playa en la tarde, así que bueno, antes de rendirme decidí descansar para tomar envión en el viaje. Tipo 5 luego de comer un “salchipapa” que a gatas si pudimos terminar porque se nos achico el estomago, entonces siesta mirando fútbol chileno y luego partimos a la playa. Inmejorable. Mar del Plata no tiene nada que hacer conmigo, la he sepultado en esa arena de conchillas. Buscamos una playa mas o menos vacía y allí compartimos tarde con un minero chileno que también disfrutaba del agua del Pacifico. Es increíble, me metía hasta el cuello y aun así veía mis pies en el fondo del agua. Se nos fue la tarde y recibimos la puesta del sol con una Cristal tan de moda por aquellos lados. Fue un día relajante, ya me había sacado la idea de comprar en Zofri un estereo barato, pero bueno… es el costo de perder una tarjeta de debito.

Iquique es una ciudad crisol de razas, las putas son amables y negras, los limpiavidrios son mestizos e insistentes, los gringos son blancos e innentendibles y todo es regateable. Ser argentino es una rareza por estos lados por dos motivos, Chile es carísimo para un mochilero, y es un punto de veraneo desconocido por las familias norteñas argentinas. El trato siempre fue amable salvo dos hechos… el mulo de una farmacia puteando por la espalda a Augusto luego de hacerle una pregunta y el rayón de despedida que le hicieron al Perlita…. Que leche. Un rayón.














1 comentario:

  1. Rayon?? Agh... que mala suerte, Ivan... por que te pasa de todo? :(

    Cuidate, hermoso.

    ResponderEliminar